domingo, 16 de abril de 2017

LA RENDICIÓN

   Una ristra de ropa blanca se agita y zarandea a sesenta kilómetros por hora bajo los caprichos del Mistral. Calzoncillos, calcetines, toallas y sábanas hablan de la rendición de los vecinos del cuarto. Eso le podía haber pasado a cualquiera, un mal encuentro, una mala decisión, la simple inercia. Eso lo veo claro yo desde la mesa de mi cocina, por el momento las cuerdas vacías de colada resignada. Eso lo ven claro ellos, los brazos caídos, mustios los pies que arrastran sin dejar espacio ni para la sombra ni para la huella. Yo los cruzo a menudo, rendidos y relimpios, agitados y zarandeados bajo los caprichos del Mistral.

domingo, 9 de abril de 2017

ASTENIA PRIMAVERAL


 Resultado de imagen de primavera triste

   La primavera desbordaba por las ventanas antes incluso de que el despertador anunciara el comienzo de un nuevo día. Agustín, incapaz de levantarse, hiperventilaba para sobrellevar los trinos que llegaban desde el patio. La primavera desbordaba por los tejidos sintéticos de las faldas de su mujer y por los granitos apocalípticos de Martita, su hija menor. Ciruelilla, su fox terrier era la primavera hecha perro y de las macetas llenas de tierra estéril empezaban a surgir plántulas sin nombre ni futuro. Agustín ya no podía más de la traslación de este maldito planeta, todos los años perdía determinación en abril y se quedaba sin fuerzas. Sin ganas. Y ya se veía otro año más a girar alrededor del sol con su amante encima y también con el amante de su mujer, con la duda de si su hija era de su amigo Tomás o de su cuñado Pedro y sin cambiar de una vez por todas el fox terrier por un siamés o por una pareja de canarios. 

Ilustracion de la princesa ilustradora (blogger).

miércoles, 15 de febrero de 2017

Y LUPITA QUIERE.


  Debo decidir. Eso es lo que espera de mí ese punto de interrogación que me apunta como un Thompson con el cargador lleno en un callejón sin salida. Al otro lado del cañón, Lupita con los labios abiertos aún calientes. Me mira con aire de gánster. Espera que decida. Y si fuera por mi, yo sembraría sin falta mañana el maíz, las noches han empezado a templar y el viento trae buenas noticias. Eso es lo que yo decidiría, Lupita. Pero ella espera saber si saltamos al rio y pasamos y si es buen momento para cruzar fronteras.
Resultado de imagen de foto muro México

martes, 2 de febrero de 2016

DE REGRESO AL BAHÍA HOTEL


  Subir de nuevo a la habitación y no encontrar ni rastro de las tazas ni de las palabras pegadas en los bordes de la porcelana. Los muebles han cambiado, el suelo se ha cubierto de vaivenes. También el mismo espejo barroco del baño me devuelve otra cara. Tras las cortinas, solo las vistas que nos vieron desaparecer tras la puerta conservan la silueta fina de joven tierra no del todo conquistada. Mis orillas, sin embargo, se han llenado de naufragios y ni siquiera entre los restos que el mar ha devuelto, he podido recuperarte.

Maria Fraile


viernes, 29 de enero de 2016

PARQUES, QUÉ LUGARES


Había tantos niños en el parque que volví a casa con uno que no era el mío. Éste traía a un padre de la mano y un par de palomas pegadas a las migas de la cazadora. Entre baños y prisas cuando me quise dar cuenta ya era tarde, una se encariña enseguida y además este crío dormía mejor que el mío. El padre cocinaba, hacía unos masajes de pies que me quitaban los atisbos incómodos de la conciencia y las dos palomas, instaladas junto a los geranios, cagaban sin cesar a la vecina antipática del tercero. La situación era perfecta, ellos no parecían haber cambiado de madre y daban a la vida un aspecto de continuidad natural y desenvuelta. Tanto, que me pareció extraño, pero cuando quise volver al parque para dejarlos de nuevo en su sitio no hubo forma de darles esquinazo. Ni ese día, ni los siguientes, y así llevamos quince años.

María Fraile

viernes, 11 de diciembre de 2015

PURA LÓGICA



 La pura lógica es la ruina del espíritu.
Antoine de Saint-Exupéry

  
  Juraría que he dejado al crío ahí, en su balancín, antes de empezar a pasar la aspiradora, luego ya no me acuerdo si lo moví o no. Todo me lleva a pensar que me he tragado al niño con el aspirador. Pero eso es simple lógica, el sentido común me dice que es imposible que pase por ese tubo un balancín, por mucha potencia e ingeniería alemana que tenga el dichoso trasto. El armario de la limpieza está en silencio y el paquidermo, glorioso, hace su siesta con mi hijo dentro. Aprovecho la calma para abrirle el vientre y el maldito, primero escupe un abismo de polvo y luego me aspira como un espagueti a pesar de mis ochenta quilos. Me sorprendo de poder entrar sin problemas por el tubo pero ahora entiendo mejor lo del balancín ; detrás de mi vienen los setenta metros cuadrados del pisito y el bloque, detrás el barrio y me imagino que todo lo demás porque yo, a estas alturas, veo todo oscuro. Todo me hace pensar que estoy en un agujero negro pero eso es pura lógica, el sentido común me dice que lo más probable es que esté dentro de la aspiradora.

María Fraile

                                 

lunes, 19 de octubre de 2015

2 de Octubre del 1968


  La plaza estaba llena de ideas e ideales contenidos en un perímetro efervescente. Las ideas contenían la plaza y el futuro inmediato y el que llaman a largo plazo. Todas ellas contuvieron la respiración mientras se escucharon los primeros disparos; luego, tras el tiroteo, despojadas de sus camisas, de sus trenzas, de sus dolores de muelas o de sus corazones rotos, salieron, por las calles, por las ondas radio, a susurros, a gritos, en inglés, en braille, por tierra, mar y aire, de la plaza.
  Los que no acudieron a su cita, a su cena, a su clase de música o a comprar leche fueron los estudiantes.

María Fraile